domingo, 2 de agosto de 2009

ARRÁSTRAME AL INFIERNO

Fui sin demasiado animo a ver la ultima película de Sam Raimi, supongo que después de tanto Spiderman, no te puedes esperar que se acuerde de hacer cine de terror, pero gracias al Cielo a veces me equivoco y todo. Y pude disfrutar de una película mas que correcta, sin pretensiones y sin intentar inventar por décima vez la pólvora, simplemente era una buena película de terror.

Una película hecha con pulso firme, con acción constantemente, no te suelta en ningún momento, mantiene la tensión para arrancarte algún que otro sobresalto o escalofrió, afloja con algún chascarrillo de su particular humor tan refrescante después de tanto susto.

Hay que reconocer que ha vuelto el antiguo maestrillo del terror que tanto sorprendió con su buen hacer con la primeriza Posesión Infernal, como que se notaban sus registros habituales, su atmósfera, todo, pero lo mejor es que Raimi en ningún momento de la película pretende ocultar eso, simplemente hace lo que quiere, se nota que ha disfrutado haciendo esta pequeña joya de miedo, y nos hace participes a nosotros de esta montaña rusa.

Es una historia habitual en cierta manera, a la hora de presentarnos ciertos tópicos, pero valiente en las trasgresiones de que llega a las ultimas consecuencias de los actos que llevan sus protagonistas, Raimi nos muestra las vicisitudes que sufren estos casi como si fuera un documental, no hace trampas facilitándoles nada, simplemente rueda.

Los personajes son mundanos, gente que podemos encontrar habitualmente en nuestras vidas, como nosotros, atados a lo cotidiano, hasta que sucede lo extraordinario, lo que nos obliga a romper con nuestras vidas y a enfrentarnos a un terror primigenio, donde Raimi con su don característico, nos insinúa el mal absoluto, tal y como nuestra mente puede llegar a hacer.

Los actores que encarnan estos personajes son perfectos, la protagonista que en su búsqueda de la felicidad se confunde con la búsqueda de subir escalafones sociales, el novio psiquiatra que rompe con todas sus creencias empíricas en favor de un amor incondicional, los padres del novio unos snobs que valoran mas el dinero que la felicidad de su hijo, el compañero laboral que vendería a su madre por un ascenso, el jefe del trabajo que en el fondo es un pobrecillo, los médium buenos que cobran una pasta por hacer el bien, y no olvidemos a la vieja gitana, la personificación de todos nuestros miedos y prejuicios raciales, todos hechos realidad ante una magistral interpretación de la actriz que se calza su piel.

En definitiva si queréis pasar un buen rato pasándolo fatal, id a ver la película al cine, en la tele de casa, no se si tendrá el mismo efecto, si lo tiene decídmelo jejeje...

4 comentarios:

José Luis Alonso dijo...

Gran crítica maestro.

Bentxi dijo...

Muchas gracias, pero tan solo soy un alumno, me queda mucho por aprender ;)

Laurel dijo...

Y hablando de cine has ido a ver UP, maestro. (jeje)

Bentxi dijo...

Es a la que queria haber ido a ver, pero no encontre a nadie disponible... no estar disponible para ir a ver una de Pixar... ¿como es posible?